Cuidado con los consejos que damos a nuestros hijos

//Cuidado con los consejos que damos a nuestros hijos

Cuidado con los consejos que damos a nuestros hijos

Tanto si es «Si te pegan… pega», como «No busques problemas, pasa del que te pegue», debemos pararnos a pensar las implicaciones que tendrían este tipo de consejos en nuestros hijos. Es cierto que llega tu hijo y te cuenta que otro le ha pegado, nuestra primera reacción es rabia, nos viene el instinto animal de la defensa. Surgen preguntas como: «¿Y tú que has hecho?» «¿Te habrás defendido, no?» o en el otro extremo… «Algo habrás hecho que te han pegado».

Son situaciones que, una vez analizadas, son difíciles de manejar, porque no es aconsejable incitar a la violencia, y está demás explicar los motivos, pero tampoco es para no hacer absolutamente nada «por no agravar el problema», con frases como «son cosas de niños» para restar importancia, o «si te pegan no pegues porque es malo». El niño aprenderá que él no tiene que hacer daño… pero otro sí puede hacerle daño a él… ahí se va complicando el asunto…

¿Entonces qué hacemos?

Lo primero es, conocer todo el contexto. Dejar que el niño cuente toda la historia. La comunicación es muy importante. Debe existir la confianza plena para que el niño pueda contar todo a sus padres, y nosotros los padres debemos crear ese clima de confianza y de seguridad, es la única forma de poder conocer sus problemas y poder ayudarles a resolverlos o evitarlos, debemos dejarles hablar sin juzgar antes. Nuestro hijo no puede ser ni el malo ni el bueno de la historia sin ni siquiera haberles dejado hablar.

Luego aconsejar al niño que siempre debe comentar esas situaciones al adulto responsable en el momento del percance, por ejemplo al profesor si es en el colegio, a los propios padres si es un familiar, y que se debe asegurar que lo ha escuchado y lo ha comprendido. Hecho eso correspondería a ese adulto intervenir.

Luego el niño tiene que saber que tiene que defenderse, y no de manera violenta (ni física ni verbal) pero sí con palabras firmes para parar la situación del momento (¡No me pegues!, ¡Para!, ¡No!…), y alejarse del lugar para no continuar con el conflicto. Los niños deben comprender que no son cobardes si abandonan una pelea.

Pensar bien qué consejos damos ante estas situaciones, así sí que evitaremos problemas mayores.

 

 

Por | 2019-10-18T08:06:52+00:00 octubre 18th, 2019|Blog|Comentarios desactivados en Cuidado con los consejos que damos a nuestros hijos

About the autor: