Los niños y la violencia en los deportes

//Los niños y la violencia en los deportes

Los niños y la violencia en los deportes

Hace unos días me tocó presenciar una actividad deportiva intercolegial que tenía el objetivo de animar al deporte sano e integrar a la comunidad educativa de la zona, ya que participaban muchos colegios. Me quedé un poco impresionada al preguntar cómo había transcurrido todo y que los mismos niños, que en este caso participaban por primera vez, tuvieran respuestas como estas: «Bien, porque el colegio X no hizo trampa y no nos tiraron al suelo ni llevaron chinchetas, nos habían advertido niños de otra clase», en lugar de dar más importancia a lo bien que lo han pasado y a todos los niños que han podido conocer en ese momento.

Entonces aparecieron una serie de cuestiones: ¿Cómo llegan a alimentarse ese tipo de rumores entre niños tan pequeños? ¿Podría llevar esta situación a encasillar a miembros de un centro educativo y crearles una fama no merecida por algún percance particular que haya ocurrido en un determinado momento? ¿Es posible que los padres de alguna forma tengamos que ver en opiniones que tengan nuestros hijos sobre niños de otros colegios, por algún comentario entre adultos que hayan podido escuchar? ¿Enseñamos a nuestros niños (o nuestros alumnos) a competir de la manera correcta? ¿Después de recibir esos comentarios, cómo verán mis hijos a todos los niños del colegio X cuando coincidan en el patio porque son vecinos, en cumpleaños del barrio, o si son familiares? ¿Puede esto desembocar en algún tipo de acoso?

Estas son dudas, pero lo que está claro es que hay cosas que podemos hacer para tratar de evitar que en actividades sanas puedan surgir actos no tan sanos.

¿Cómo evitar la violencia entre niños (tanto física como verbal) durante el deporte?

  • Tanto padres como docentes, debemos enseñar la importancia de respetar las reglas de un determinado juego
  • Si se juega en equipo, es fundamental el apoyo por parte de todos, y también el respeto. Nunca burlarse de un fallo o un accidente de un compañero (y tampoco de un contrincante).
  • Si fallamos, no buscamos culpables. Aceptamos responsabilidades.
  • Nosotros como padres, si asistimos a animar a nuestros hijos, debemos mantener el respeto hacia los demás. Ser educados. Tenemos que ser un ejemplo.
  • También como padres, incentivar el autoestima, y tener siempre una actitud positiva hacia la actuación de nuestros hijos, sin discriminar a los demás.
  • Tanto se gane o se pierda, hay que celebrarlo o aceptarlo con respeto hacia el contrario, y dentro del mismo grupo.
  • Normas de cortesía: agradecer, pedir perdón, pedir permiso.
  • Tanto padres como docentes, cuidar mucho las palabras que están al alcance de los niños (X es mejor que otro, X tiene fama de ser tramposo, X aplastará a los demás….)

 

Por | 2019-11-15T13:09:26+00:00 noviembre 15th, 2019|Blog|Comentarios desactivados en Los niños y la violencia en los deportes

About the autor: