Mindfulness para combatir el acoso

//Mindfulness para combatir el acoso

Mindfulness para combatir el acoso

Hace varios años que practico Mindfulness y he leído mucho al respecto. Es una filosofía de vida que nos ayuda a estar bien.

Hay muchas personas que lo rechazan pensando que es una nueva religión o que es una moda que ya pasará.

Quisiera reflexionar en este artículo sobre cómo muchas ideas y prácticas de Mindfulness pueden ayudarnos a acabar con el acoso en nuestra sociedad.

  • Ser en lugar de hacer. Poner foco en cultivar el ser en lugar de lo que producimos, ser conscientes de que los humanos somos todos semejantes en un 99% y sólo nos diferencian ligeras variaciones. Si somos capaces de apreciar a los demás por que son, procuraremos su bienestar y no les exigiremos tanto hacer y producir para darles nuestro cariño.
  • Responder en lugar de reaccionar. Cuanta más consciencia tenemos de cada momento y más atentos al presente estamos, podremos evitar nuestras reacciones (más animales) en los momentos en que no corresponde dejarnos llevar por nuestras emociones más primitivas y, tamizadas y moderadas por nuestra corteza cerebral, produciremos respuestas, más racionales y menos viscerales. Si estamos en modo «piloto automático», más sencillo será que nuestro cuerpo emita reacciones violentas ante lo que percibimos como ataques.
  • Compasión y autocompasión. Al ser conscientes de las emociones y sentimientos de los demás (y de las nuestras propias), padecemos con ellos (com-padecemos) y con nosotros mismos, fomentando nuestra empatía. Es mucho más lo que nos acerca de cada ser humano que lo que nos separa. Una mirada compasiva, basada en esa «humanidad compartida» por todos, nos ayudará a entender su forma de actuar y su sufrimiento. También esa autocompasión, querernos a nosotros mismos nos lleva a detectar nuestras emociones y los abusos que recibimos, para ponerles remedio y denunciarlos convenientemente, al estar pendientes de nosotros y mimarnos. Cuando estamos pendientes de los demás, conscientes del momento, percibimos las acciones violentas que otros ejercen y podremos prestar ayuda a las víctimas, denunciando esa violencia, o empatizar con el agresor y brindarle atención para que no necesite expresarse con agresividad.
  • Aceptación sin juzgar. Aceptando a nuestros compañeros sin prejuicios, conseguimos que no se sientan etiquetados. Esa aceptación incondicional nos lleva a prestar atención a todos y no discriminarlos injustamente antes de conocerles.

 

Por | 2019-11-08T07:56:15+00:00 noviembre 8th, 2019|Blog|Comentarios desactivados en Mindfulness para combatir el acoso

About the autor:

Licenciado en Ciencias Físicas y Psicología. He trabajado muchos años en consultoría informática.Mi verdadera vocación es la psicología. Para esto me he preparado los últimos quince años, obteniendo la licenciatura en Psicología con especialidad en Clínica. También he tenido formación en técnicas Mindfulness, meditación y gestión de las emociones.